Skip to main content

El domingo 11 de julio, Mons. Kike Figaredo celebró la Misa Mayor de la Basilica para sus familiares y amigos de Gijón.

En la homilía agradeció «toda la ayuda que recibe de tanta gente buena para el pueblo de Camboya, que ha sufrido tanto tras la guerra civil».

También recordó que «todos somos hermanos, nadie es superior a nadie, y que aunque parezca que están lejos, están cerca y son hijos de Dios como nosotros. No dejéis de rezar por lo que hacemos por allí, la oración no pasó de moda, es lo que da eficacia a nuestra acción». Con emoción dio las gracias a todos los presentes, » Os doy las gracias de corazón a todos y también a la Basilica por acogerme con cariño, concluyó».