Skip to main content

LUNES SANTO

Tú no eres un espectador de la Pasión, también eres protagonista. Toda la pasión, los sufrimientos, los palos son por ti. No intentes comprender el amor de Dios, acéptalo…como los niños aceptan que son queridos. Y Dios hará el resto…

MARTES SANTO

A Dios le interesa tu amor, no tu talento, ni tus éxitos, ni tus ideas. A Dios le sobra talento, no necesita de tus brillantes ideas. Como necesita tu amor, por eso te invita a la conversión. Si te conviertes el amor a Dios vendrá solo.

Antes de que se me olvide, compra una botella de champán, no la abras, espera…y te la guardas para el día de Pascua.

MIÉRCOLES SANTO

La Pasión del Señor no es una historia interesante, eso solo serviría a los historiadores. Es una historia de amor actual…que nos recuerda el sufrimiento de los inocentes.
Con la Pasión de Cristo comienza la victoria definitiva que nos trae la resurreccion, y continúa ese amor de Dios que alimenta nuestro mundo «hasta el final de los tiempos».

JUEVES SANTO

El Señor instituyó la eucaristía para estar cerca de ti, y conquistarte. Y luego heredes toda la bondad de Dios. Piénsalo.

No pelees con los que te quieren, ni con los que quieres. No merece la pena. Cuando sabes ceder ganas las batallas. Piénsalo.

No clasifiques a los sacerdotes, porque te equivocarás. Si los ha elegido el Dios, tú no los menosprecies. Piénsalo.

VIERNES SANTO

Yo soy rey, para esto he nacido. Pero mi reino no es como los de este mundo. No se basa en la fuerza, ni en el talento, ni en la violencia, ni en un territorio, ni en un mercado, ni en la opinión de la mayoría. Se basa en el amor.

Como se basa en el amor, aunque me rechacéis, me maltratéis, me colguéis en una cruz, yo os seguiré amando. Nunca os libraréis de mi amor. Cuando tú encuentres una historia de amor mejor que esta, me lo dices… mientras, a aplaudir el amor del Señor.

SABADO SANTO

La Virgen María sabe que su hijo no miente nunca. Algunas veces hablaron de la Pasión y también de la Resurrección. ¡La muerte no puede vencer a la Vida!

Ella hoy cree, espera y ama. Y mañana verá la Resurreccion de su hijo querido. ¿Porqué no lo haces tú también?

DOMINGO DE PASCUA

LA ALEGRIA DE LA PASCUA

Si Cristo no hubiera resucitado seríamos «los más desgraciados de todos los hombres». (1Cor.15,19).

Y es que en la Resurrección de Jesús está la alegría duradera, y somos nosotros los que tenemos que repartirla por el mundo. Por eso, el mar humor, el desánimo, el pesimismo, el desasosiego, las pedradas dentro de la Iglesia son señales de que no
vivimos esa alegría de la Pascua.

Es cierto que la fe en Jesucristo no nos aparta, en algunas ocasiones, de beber vinos amargos, porque también a nosotros nos toca sufrir. Pero debemos ser testigos de la Resurrección de Jesús, que «pasó haciendo el bien», viviendo como «amados de Dios», lejos de ese «cisne negro» que es el pesimismo, y dando alegrías al prójimo.